Countryastrolía

martes, 16 de noviembre de 2010

(Publicado en Soy Country, 21-9-10)

La curiosa relación de la música country con la astrología

Por Jordi Guasch, Barcelona

“El Lado Oscuro del Zodíaco” es un interesante y reciente libro sobre astrología. La autora, Stella Hyde, utiliza un ácido e inteligente humor para describir lo más negativo de cada signo. Y te preguntarás, ¿qué relación tiene esto con la Country Music?. Haberla, hayla. Como cuando artistas de renombre como Waylon Jennings o David Allan Coe, escriben canciones dedicadas a los Géminis. O cuando Charley Pride manifiesta su creencia en los signos.

Vayamos más lejos en el tiempo si quieres, y por mucho que te sorprenda, hay constancia de que los hillbillies de las Ozark Mountains basaban sus cosechas según el influjo de los astros... Si, si, se trata de una tradición arraigada en la cultura montañesa. Por ejemplo, la mejor época para plantar judías es cuando “la doncella sujeta el ramillete”, es decir, en la época de Virgo. Del mismo modo que para que los pepinos salgan estupendos, hay que plantarlos durante el período de Géminis...



Aunque aqui existen ciertas discrepancias entre los granjeros pues algunos se decantan por la temporada “taurina”, exactamente el 1 de mayo, en pleno esplendor del tozudo Tauro. Por otro lado, para los habitantes de esas lindes, la astrología tiene que ver con la medicina: Aries afecta a la cabeza, tauro a la garganta, etc...

Pero, ¿a qué viene relacionar el contenido de “El Lado oscuro del Zodíaco” con nuestro género musical favorito?. Júzgalo por ti mismo al leer la siguiente frase referida al signo de Cáncer: "La mayoría de los cantantes de música country, todos ellos son Cáncer honorarios".


En principio, debemos adecuarnos al contexto de semejante aseveración ya que se trata de una obra humorística de enorme sarcasmo donde todo se generaliza y exagera. Partiendo de esta premisa, hemos de reconocer que la escritora no tiene mucho conocimiento sobre Country Music.

Para empezar, la mayoría de “Clásicos” pertenecen al terrenal y conservador signo de Virgo. Pero, ¿porqué hace esa apreciación?. Veamos pués como ella misma define a los Cáncer: volubles, gruñones, irritables, excesivamente sentimentales, taimados, quejumbrosos, rencorosos, infantiles, posesivos, con vaivenes emocionales bipolares; lunáticos, melancólicos, nostálgicos y obsesionados con la figura materna. Aqui Hyde cae en ese estúpido tópico (inventado por algún enemigo del country) de que esta música es triste y sólo habla del pasado...

Señora Hyde, la Country Music tiene el mismo tanto por ciento de canciones tristes-melancólicas que de alegres-cómicas. Precisamente el primer disco country que se grabó contenía exclusivamente material alegre... e instrumental. Claro, que he de darle un poco la razón, ya que se registró un 30 de junio, ¡en época Cáncer! (NOTA: Alexander "Eck" Robertson y Henry C. Gilliland, 30 de junio de 1922), aunque nadie sabe cuando ni donde (varios lugares a la vez, sin duda) nació este género. ¿Argumentos a favor de su teoría?... Bueno, encontraríamos los mismos sobre cualquier otro signo zodiacal. No obstante, sobre la conexión“Cáncer” podemos hallar algunos bastantes convincentes...



El tema de la nostalgia por tiempos pasados, la inocencia perdida y el culto a la madre (herencia del matriarcado anglo-celta) en las baladas country es uno de los sellos de distinción del género. En ello tuvo una notable influencia el poeta irlandés y biógrafo de Lord Byron, Thomas Moore con sus escritos decimonónicos. Desconozco si Moore era un “cangrejo” pero hay alguien que si fue un claro exponente de Cáncer. Me refiero al primer gran compositor norteamericano de música “Pop”: Stephen Foster.

Foster (en la foto de la izquierda), era un personaje melancólico, enamoradizo, romanticón e imaginativo. Incluso tenía los ojillos bastante juntos, un rasgo fisiológico propio de los Cáncer o de quienes tienes su ascendente en este signo. No sólo componía canciones tristonas sino también desenfadadas como las célebres “Oh, Susanna!”o “Camptown Races”, versionadas en cientos de ocasiones por los artistas country (gracias a ellos continúan grabándose). Sin embargo, su vida estuvo llena de altibajos y recurría a menudo a la fantasía “canceriana” para huir de la realidad. En plena Guerra Civil, cuando todo bicho viviente hablaba del conflicto, él componía una balada hablando de sirenas... Murió pobre, solitario y alcoholizado en un hotelucho de mala muerte. Una muerte muy romántica, muy “Cáncer”...

Otro ilustre representante del signo fue Woody Guthrie, con esa tendencia tan canceriana (maternal, en muchos casos) a ayudar a los más débiles. Además, en su autobiografía escribió que cantaba para que le tuvieran lástima... Algo muy propio tanto de los cangrejos como de los pececitos; a Cáncer y Piscis les llaman maliciosamente “los llorones del zodíaco”...

He aquí una lista de algunos famosos cangrejos country para que puedas comprobar si se ajustan a la personalidad arquetípica del signo: June Carter (pareja ideal del pececito Johnny Cash), Elton Britt (el Yodel no deja de ser un recurso romántico y , según los más detractores, algo infantil); Rosalie Allen (si la escorpio, también “signo de agua”, Patsy Montana es la Reina del Yodel, esta es la princesa); George Morgan (otro de ojos juntitos), Keith Whitley (tendencia a la melancolía autodestructiva), Michelle Wright, Johnny Lee, Aaron Tippin (otro de ojillos juntos), Bill Haley (esa tendencia a engordar tan canceriana...), Jeannie Seely, Toby Keith, Eddie Dean, Molly O’Day, David Ball, Ken Mellons, Bradley Kincaid (experto en baladas victorianas...); Louise Mandrell, Del Reeves, Cowboy Copas, Linda Ronstadt (demasiado apegada a la nevera...), Red Sovine, Ricky Skaggs (de barriguita oscilante...), etc...

Johnny Cash (Piscis) y June Carter (Cáncer) una pareja astrológica ideal

Sería divertido que Stella Hyde recapacitara sobre esa errónea identificación que ha hecho entre los Cáncer y el Country. Una excelente manera de arreglar su metedura de pata sería escribiendo un libro (en la misma línea mordaz), donde hiciese lo mismo con los restantes signos. Voy a permitirme darle unas pequeñas ideas...

Especulemos entonces como sería el arquetipo de cantante country de cada signo astrológico. Bastarán unas breves pinceladas, el resto que lo añada la autora, que es la experta en esta materia:

ARIES: llega a un Saloon abarrotado de rudos vaqueros dispuestos a vaciar su paga con whiskey y orondas prostitutas. Sin que nadie le de permiso, se pone a tocar su guitarra ocupando la silla de un tahúr. Obviamente, antes le habrá echado de ella a puñetazos. En pocos minutos presenciamos una batalla campal entre todos los clientes. El Aries, tras ejercitar sus puños, acaba en un rincón con la guitarra rota sobre su cabeza.

TAURO: Él acostumbra a componer una canción cada tres años. Siempre se basa en las antiguas baladas y jamás sale de su cabaña salvo que haya un concurso de tartas (el ganaría el primer premio por glotón) en el pueblo o pasease por los alrededores (no más de veinte metros cuadrados) para inspirarse en la naturaleza.

GÉMINIS: Tras abandonar a toda su familia, recorre el país en un carromato. Va parando en cada pueblo engañando a los ilusos con su elocuente verborrea mientras les endilga sus fraudulentas pócimas que lo curan todo. Eso si, cae muy simpático porque además canta canciones cómicas con su banjo (robado de un esclavo negro mientras éste estaba distraído comiéndose una sandía).

CÁNCER: Necesita fracasos sentimentales y alejarse de su querido hogar tan sólo media hora para componer. Luego surge enseguida una romántica añoranza por el hogar y su amada madre. Aunque ésta le abandonase cuando tenía tres meses y su granja la perdiese jugando al póker su padre Sagitario durante una noche de juerga en el Saloon.

LEO: Se viste como “Rhinestone cowboy”, de lentejuelas y con la ropa más elegante, para deslumbrar en los escenarios (como el leo Webb Pierce, en la foto de la izquierda), a los que acude en una limusina dorada con unos cuernos de “longhorn”en la parte delantera. Si todo el mundo no le recibe con aplausos se deprime y pierde la voz. Él no conduce, claro, lo hace su servicial Piscis, a quien mantiene a base de botellas de whisky...

VIRGO: Es tan meticuloso que para componer una canción sobre trenes, está cinco años indagando sobre la historial del ferrocarril, los hobos y las biografías de los conductores de locomotoras. Una vez registra el tema, se dedica a criticar a todas las demás canciones sobre trenes porque no son “tan rigurosas” como la suya.

LIBRA: Cuando se dispone a componer una canción, se pasa dos semanas en decidirse si será una balada sentimental, un himno religioso o un tema alegre. En el momento de salir al escenario para cantarla (tras una hora de retraso porque no sabía que sombrero ponerse) se enfada porque el decorado de establo con gallinas y cerdos no armoniza con su vestimenta de crooner.

ESCORPIO: Es especialista en “Murder Ballads”y como sus baladas sobre descuartizamientos y violaciones son prohibidas en las emisoras, se dedica a espiar a los programadores para luego airear sus trapos sucios en un canal evangelista. Si esto le falla, hace periódicos viajecitos a Nueva Orleans para comprar pócimas de vudú...

SAGITARIO: Recorre el país componiendo canciones dedicadas a su caballo. Entre pelea y pelea de Saloon, va sacando argumentos para componerlas. Acostumbra a dormir muchas noches en las celdas de las cárceles de cualquier condado dando el coñazo a los demás presos mientras filosofea y exagera sobre sus arriesgadas aventuras. También suele perder el caballo porque se le pasa el tiempo jugando al póker con un contrincante de si nivel, o sea, un Géminis; más astuto y menos patán que él. El caballo lo roba otro Sagitario o Géminis.

CAPRICORNIO: Es el tipo que contrata a un músico y luego se queda el 90% de los beneficios. Como es tan “generoso”, cuando al músico necesita un fiddlel o un instrumentista de steel-guitar, le da los dólares que cuesta una birra para que se vaya al honky-tonk más cercano y lo busque. Obviamente, el sueldo de su músico de acompañamiento se le descontará del suyo.

ACUARIO: Está por encima de cualquier norma. Para él el Country es un género primitivo propio de cavernícolas. Él utiliza un banjo galáctico (con el tambor hecho de criptonita) y canta baladas sobre las relaciones entre un extraterrestre y una terrícola. Está a punto de inventar un nuevo estilo country basado en las señales del espacio recogidas en los aparatos de la NASA.

PISCIS: Tienen predilección por las canciones de borrachos quejicas que deambulan lamentándose de su infortunio. Pero necesitan un público que les compadezca. En cuanto han conseguido su dosis de cariñito, huyen a su mundo privado de fantasía para componer baladas. Lo pasaron realmente mal cuando las baladas Folk de marineros que trajeron los colonos anglo-celtas se reciclaron en baladas Country de montañeses. A ellos les encantaba la típica historia de la mujer que espera a su marinero y del marinero que se pierde en el océano ebrio de ron...

0 comentarios:

Publicar un comentario