sábado, 30 de octubre de 2010

En la frontera del Country (I):
George Formby. El epítome del Music Hall.

(Publicado en Soy Country, 8-12-09)

Por Antón García-Fernández
Memphis, Tennessee

Quizá pueda parecer un poco extraño iniciar esta serie de artículos dedicados a músicos y cantantes que se encuentran en la frontera del Country con un hombre que ni es estadounidense, ni tuvo demasiado éxito en la tierra del country, ni vistió botas y sombrero vaquero en ninguna de sus películas o apariciones en directo.

Pero George Formby no es solamente un icono del entertainment británico, sino que su música fue influencia fundamental en el nacimiento del skiffle inglés, estilo claramente enraizado en el Country y en el folk estadounidenses. No sería exagerado afirmar, pues, que sin Woody Guthrie, Leadbelly o Formby, jamás habría existido Lonnie Donegan.

Además, fue precursor de un instrumento del que no se suele hablar demasiado: el banjolele (o banjulele), una fusión ciertamente pintoresca de banjo y ukelele cuya técnica instrumental Formby perfeccionó y que también aparece en discos country de clásicos como Roy Smeck. Por todo ello, considero que George Formby merece ser incluido en cualquier repaso de artistas cuyo estilo frisa con el Country.


A George Formby, nacido en Wigan (Inglaterra) en 1904, el espectáculo le venía ya marcado en los genes: su padre, George Formby Sr. (cuyo nombre real era James Booth), fue uno de los nombres más importantes del music hall británico a finales del siglo XIX y principios del XX. Su estilo era semejante al que podemos observar en la muy recomendable película de Alberto Cavalcanti 'Champagne Charlie',(1944) que muestra un retrato interesante y divertido del ambiente que se vivía en el mundillo del vaudeville victoriano ingles en la década de 1860. Como suele ocurrir, George Sr. no quería que su hijo siguiese sus pasos y, como el pequeño George mostraba interés por los caballos, lo animó a que se convirtiese en jockey. Pero George pronto comprendió que su lugar estaba sobre los escenarios, y en los años 20 comenzó a cantar las viejas canciones de su padre bajo el nombre de George Hoy, que acabaría por cambiar por el de George Formby.

Sus inicios en el mundo del espectáculo no fueron muy prometedores, pero tras incorporar el banjolele (en la foto de la izquierda) como instrumento de acompañamiento, las cosas comenzaron a cambiar, y en 1932 llegó su primer éxito, un disco grabado junto a la orquesta de Jack Hylton, que por aquel entonces disfrutaba de gran popularidad en las Islas Británicas. Fue realmente la cara B de dicho disco la que impulsó su carrera, una canción titulada "Chinese Blues" que regrabaría posteriormente bajo el título de "Chinese Laundry Blues". Este tema conoció el éxito de manera instantánea y también ayudó a crear el personaje de Mr. Wu, que aparecería en varias canciones subsiguientes de Formby, como "The Wedding of Mr. Wu" o "Mr. Wu's a Window Cleaner Now".







En 1934, Formby dio el salto al cine con el largometraje 'Boots! Boots!', la primera de las 22 películas que protagonizaría en su carrera. Todas ellas son musicales con una trama recurrente que presenta a Formby como un personaje simple de clase trabajadora que se enamora de chicas pertenecientes a una clase social superior, a quienes acaba conquistando a través de sus canciones y de su personalidad alegre y dicharachera.



Por supuesto, las canciones de estos filmes proporcionaron a Formby éxito tras éxito, con temas tan representativos como "The Window Cleaner" (también conocida como "When I´m Cleaning Windows") o "Leaning on a Lamp Post". En todas ellas, Formby canta con su acento típico del norte de Inglaterra y nos regala algunos solos de banjolele y ukelele verdaderamente impresionantes.





Eso sí, muchas de sus canciones, como “My Little Stick of Blackpool Rock” o “Auntie Maggie’s Remedy”, contienen letras un tanto subidas de tono, llenas de inteligentes juegos de palabras y dobles sentidos que ocasionaron que algunas de ellas fuesen censuradas por la BBC.





Durante la II Guerra Mundial, Formby realizó giras por Europa y Oriente Medio, cantando para las tropas aliadas, y al término del conflicto, continuó haciendo tours por todo el mundo, a pesar de que sufría problemas de salud. En 1951 sufrió un ataque al corazón que le obligó a abandonar el papel protagonista en una obra teatral del West End londinense y tomarse las cosas con más calma. Ya en 1960, Formby apareció en un programa televisivo titulado The Friday Night Show, una verdadera joya de humor y música, que marcó su última visita a la pequeña pantalla. Murió en 1961, a los 56 años, tras haber forjado, a través de su simpatía y su virtuosismo instrumental, una de las mayores leyendas del showbusiness británico.

Terminemos con una anécdota que nos da una idea de la importancia de la figura de George Formby en Inglaterra. En una escena del documental Dont Look Back (1967), que D.A. Pennebaker dedicó a una gira de Bob Dylan por Inglaterra en 1965, Dylan y Alan Price, miembro de los Animals, están improvisando unos temas juntos, y de repente, Price comienza a cantar una alegre melodía que Dylan parece no conocer. Cuando pregunta por su autor, Price le responde: "Es de George Formby". Ahí es nada. Tal era la reputación de este hombre curtido en el Music Hall inglés, un artista legendario e irrepetible.

Fuentes:
  • The George Formby Society
  • Notas de las recopilaciones de George Formby England's Famed Clown Prince of Song y The War and Postwar Years (JSP Records)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

V Edición KWC American Fest. Sábado 24 de junio. Elvis Special Edtion.

Un año más se celebra el KWC American Fest. Y un año más tenemos la oportunidad de entrevistar a Emilio KWC, ya con una perspectiva hist...