W.C. Edgar: Live in Madrid. Gracias por la auténtica música country.

lunes, 5 de diciembre de 2011

  • Nuevas declaraciones exclusivas de W.C. Edgar para escountry.com
  • Debut explosivo musical de su gira española en Madrid 
  • Coruña, Vitoria y Barcelona: éxitos de público.

(Foto: Carles Marta Purroy - Barcelona)

W.C. Edgar pasó por Madrid como uno de esos tornados que le gusta ver con su hija en Kansas, donde reside desde que le hizo un corte de mangas a Nasville y a su hipocresía.Y el "Tornado Edgar" arrasó con todo en Madrid. A Madrid vino una estrella indiscutible de la música country, un primer espada de la categoría de Tracy Lawrence, Travis Tritt, Tracy Byrd... 

W.C. Edgar es un artista de raza, de esos de los que te preguntas donde ha estado todo este tiempo. El problema de W.C. es que su eclosión musical fue tardía y mientras artistas de su generación llegaban a lo más alto en los años 90 él servía de músico para otros artistas. "Tracy Lawrence, Daryle Singletary, Tammy Cochran y yo eramos muy buenos amigos. Cuando llegamos a Nashville salíamos juntos a tocar por todos los garitos de Nashville por las propinas, ya sabes. Finalmente Tracy, Daryle y Tammy consiguieron un contrato discográfico en majors y saltaron a la fama y yo, en cambio, toqué para algunos de los mejores artistas de Nashville".  Pero no es lo mismo. Cada artista recorre un camino personal completamente diferente. En el caso de Edgar el camino fue largo y en algunos momentos tortuoso, no se puede decir que no haya vivido todo lo que canta y hoy nos encontramos con un cowboy vegetariano que dejó el alcohol hace siete años y ha encarrilado una vida familiar y una carrera musical en la auténtica música country.

Tracy Lawrence inaugurando una avenida con su nombre en su ciudad natal

W.C. Edgar nació en el estado de Iowa. Por aquella época, los últimos 70 y primeros 80 muy pocos jóvenes escuchaban música country, sino pop y rock. "A mi me encantaba la música country y me decidí a tocar la steel guitar porque nadie la tocaba por allí y porque me gustaba la música de Buddy Emmons y Don Helms de los Drifting Cowboys de Hank Williams". Como Buck Owens en su momento quiso salir de un mundo rural en el que se trabaja de sol a sol y probar suerte en Nashville. Toda una aventura.

Era el año 1989 y su habilidad para tocar la steel guitar le llevó a ingresar en las bandas de Tim McGraw, Alan Jackson, Ty England (en la simpática foto de la izquierda junto a W.C.), Leroy Van Dyke, Dale Watson, Marty Haggard, Jeff Carson, BB Watson, The Country Music USA... Era el momento álgido del nuevo tradicionalismo. Para la mayoría de ellos tiene grandes elogios, para unos pocos les tiene reservado su desprecio. "Hay gente a la que no le gusto porque siempre digo la verdad". Pero la música country ¿no consistía tres acordes y la verdad como dijo Harlan Howard?. Desafortunadamente valores como la verdad pasaron a la historia y hoy una voz discordante como la de W.C. Edgar no agrada a aquellos que disfrutan de su pesebre en Nashville. Porque W.C. Edgar es un rebelde nato. El último country outlaw.

Y ¿qué es lo que ocurre en Nashville? George Jones dijo que la música actual no era country, que lo llamasen otra cosa, pero no country. W.C. Edgar dice: "Lo de George Jones fue muy comentado en su momento. Nos quedamos alucinados '¿Has oido lo que ha dicho George Jones?' comentabamos incrédulos, pero tenía toda la razón. Lo que han hecho ha sido dejar de sonar country para ganar más públicos, audiencias pop y rock que no tienen nada que ver con la música country". ¿Y qué sientes cuando ves que están cortando las raíces y destruyendo la cultura americana original?: "Una gran responsabilidad porque me toca a mi y a otros como yo seguir tocando auténtica música country".

¿Tocaste como músico de grabación en Nashville?. "No, me dediqué al directo. Allí hay músicos extraordinarios, pero todos los discos acaban en manos de los 5 o 6 productores de siempre y el resultado es que acaban sonando muy parecidos". Le recordé como Ken Nelson dejaba a los músicos con talento como Buck Owens o Merle Haggard tocar su propia música y que él sólo se ocupaba de que sonara todo a la perfección. "Es que el artista necesita libertad para hacer su propia música. Eso es lo que he hecho yo con mi sello discográfico Erection Records y con mi propia compañía de edición". ¿Grabarías canciones de otros artistas?: "Toco canciones de otros artistas en directo pero no las grabaría por costumbre porque tengo que vivirlas y tampoco compondría especialmente para otro artista". ¿Ni para George Strait o Alan Jackson?: "Tampoco, si alguien quiere grabar o tocar las que he compuesto me parece bien pero no trabajaré para nadie". 

Dale Watson dice que toca ameripolitan y no country, que está muerto. ¿Qué piensas de esto?: "Entiendo a Dale, toqué con él y es un artista fantástico, con una voz fuera de serie. El día que la música country empezó a morir fue a mediados de los años 70 cuando trasladaron el Grand Ole Opry del Ryman al Gaylor Center para que cupieran más espectadores. Ese fue el momento. Cuando las inundaciones de Nashville de hace un par de años todo se inundó, menos el Ryman. Esa fue una especie de señal divina de qué es lo que merece la pena salvar de Nashville." 

Algunos lectores se sorprendieron cuando en mi anterior artículo con las declaraciones previas de W.C. a la gira dijo que Tim McGraw tenía la mitad de su talento y tuve la oportunidad de preguntárselo de nuevo para que me lo aclarase: "Si, es cierto recuerdo lo que te dije, ¿por qué no te lo iba a decir?. Yo estuve en su banda cuando comenzaba en los dos primeros álbumes, precisamente los que sonaban más country, pero allí todo era mediocre, como el sueldo. Nunca he utilizado trucos de Protools para sonar mejor. Soy como soy y canto como canto". Y ¿por qué Tim McGraw decidió pasarse al pop?. "Desgraciadamente todo es cuestión de dinero.". Más claro, agua. Y es que las aguas del Cumberland River hace tiempo que pasan contaminadas por la Music City.

Le preguntamos por la experiencia con Alan Jackson: "Alan me ayudó a mejorar mi estilo en vivo. Cuando me contrató como su steel guitar allá en los inicios de su carrera confieso que yo no había escuchado sus álbumes y tocaba su música como creía que debía sonar. Pero Alan es un artista con las ideas muy claras y me hacía comentarios aquí y allá sobre como debían sonar los temas en directo, así que me ayudó mucho a mejorar mi propio estilo en vivo". Algo, sin duda, sólo al alcance de los más grandes. "Es un grandísimo artista y no sólo en altura".

De aquellos años en Nashville guarda, a pesar de todo, buenos recuerdos. "Conocí a artistas fantásticos como Faron Young, un superclase, estuve en su casa en una fiesta, estaba borracho como una cuba, pero cuando subía al escenario derrochaba elegancia y estilo". "Cuando toqué para Marty Haggard -que es más Haggard que el propio Merle, y toca estupendamente la steel guitar-, tuve la oportunidad de compartir confidencias con Bonnie Owens su exmujer y exmujer de Buck Owens, ya sabes". Menudo triángulo le comenté. "Y que lo digas. Un día en el backstage me contó que el día que se divorció de Merle recibió una carta de él que comenzaba diciendo 'Hoy en empezado a quererte otra vez,...', al día siguiente le llamó y le dijo que tenía que poner esa letra en una canción y así lo hizo componiendo un hit extraordinario 'Today I Started Loving You Again'. Eso es música country".

"En Nashville conoces gente extraordinaria, como Rose Lee Maphis que trabajaba en la sección de vestuario del Grand Ole Opry. Le pregunté, si ella componía los temas con Joe y me confesó que no, Joe los componía en la parte de atrás de su autobús mientras iba de gira, pero era tan generoso que se los puso a su nombre porque intuía que iba morir antes que ella. Y así pasó, murió de cáncer". Grandes historias de tiempos legendarios. Grandes artistas que han impregnado la música de W.C. Edgar como Hank Williams del que destaca sobre todo la emoción que imprimía a su música, Ernest Tubb al que admira y del que le gusta su voz. "Cada vez que lo pongo en mi casa, mi mujer dice '¿Otra vez? quita eso, por favor'." Mientras se ríe con ganas. W. C. es un tipo con un gran  sentido del humor. Tiene la mirada clara, incluso cierta timidez, pero sus palabras salen del corazón. "Me encantan Ray Price o Webb Pierce del que canto 'There´s Stand The Glass' en mis shows". Su estilo ha sido comparado con el de Johnny Paycheck: "Y es cierto, pero no te olvides de David Allan Coe".

Sus dos discos "Alcohol of Fame" (2008) y "Old School Survivor" (2011) son dos extraordinarias lecciones de música country con todas las canciones compuestas por él. Le tenté para ver si me podía decir qué canciones prefería, pero me dijo que todas y cada una eran producto de un momento de su vida, de una vivencia, de un suceso cotidiano: "Mis canciones tienen música tradicional pero no escribo letras de otros tiempos sino unas letras modernas y actuales. Cuando compuse "From Where I Sit" estaba en la cocina con mi mujer y dije la frase 'Desde donde estoy puedo ver donde estás' y me dije 'Esto hay que ponerlo en una canción'". Y menuda canción, una preciosa balada que irradia sensibilidad, buena música country y buen hacer.

¿Qué opina W.C. Edgar sobre esta nueva camada de artistas nashpop adolescentes?. "Para componer música country tienes que sentirla. Tienes que haberla vivido. Esta es una música que habla de dolor, de sufrimiento, de beber, de honky tonks, de engaños, de celos, de riñas.... ¿qué puede haber vivido una adolescente de 17 o 18 años? Nada o apenas nada. Son como clones musicales unos de otros. Yo he vivido y cuento estas historias y otras que suceden a mi alrededor, a amigos y gente cercana. Porque contar la vida tal y como es, lo bueno y lo malo, es parte de la música country". 

Estos dos álbumes fueron un reto para W.C. Edgar, el primero un disco con un planteamiento provocador honkytonkero con esa drinkin´ song que le da título, el segundo una apuesta clara por el retorno a las raíces y la denuncia al stablishment de Nashville: "En "Old School Survivor" quise introducir canciones más rápidas para cantar en mis shows". Y el tercero ¿podrá igualar el nivel de los dos anteriores?: "El tercer álbum lo tengo todo compuesto," dice con una sonrisa franca de seguridad. "En las giras y actuaciones americanas tengo mucho tiempo para componer debido a las distancias que hay en mi país  y no tengo distracciones, no escucho la porquería de las radios country mainstream, así que me dedico a componer mi propia música".

¿Que piensas cuando ves que tanta gente fuera de Estados Unidos, como en Australia, o Europa le gusta la auténtica música country?: "Me hace sentir bien, podría ser una forma de vuelta a las raíces, podría ser como en la época de internet en la que que algo venía de París, se instalaba en Nueva York -toco mucho por allí- y luego se esparcía por todo Estados Unidos". Pasó con el blues, ¿quién sabes si podría volver a pasar con la música country.

Explosivo show de W.C. Edgar en Madrid (1 de diciembre de 2011)


(Foto: Maika Narbona - Vitoria)

Los asistentes al histórico concierto de W.C. Edgar en Madrid pudimos ver, por primera vez en la capital, a un auténtico cantante honky tonk  formado en la mejor escuela de George Jones, Johnny Paycheck, Alan Jackson, Hank Williams, Ernest Tubb, Ray Price, Keith Whitley... Un artista con clase, con personalidad, con un estilo propio y original, no un clon de Nashville, ni una copia de no se sabe quien. W.C. Edgar posee un extraordinario talento para hacer sentir la mejor música country por nuestras venas, que pone la carne de gallina en las baladas, que mete caña y pone a todo el mundo a bailar en sus canciones marchosas....

Back To Texas. West Madrid, Bound & Down


El show comenzó con la excelente banda telonera Back To Texas acompañada por un steel francés más un fiddler italiano para la ocasión. Escucharles es un gran placer porque son una banda a la que se le nota la experiencia. Destacar especialmente a Ramón Jiménez en la guitarra eléctrica; Jim Tobal en el bajo; Izzy Badboy en la batería y Ricky Araiza en el banjo con ese 'East Bound and Down' de Jerry Reed mezclado con 'Dueling Banjos'  que nos puso a todos a dar palmas y a bailar. Alex Tarín cumplió a la perfección con su tarea de líder de la banda y maestro de ceremonia con un trabajo sólido en temas como 'Jambalaya (On the Bayou)'. Hay mucho más en Back To Texas -la única banda española que ha vendido 35.000 copias de su primer disco-, y nos dejaron con la miel en los labios, pero sacrificaron el protagonismo en honor de W.C. Edgar.

Aquí en el concierto de Rubí, Barcelona (vídeo de Josep Ponsá):



W.C. Edgar. Gracias por la auténtica Música Country.

Tras Back To Texas salió al escenario un Quijote de la música country de delgada figura y alta estatura física y moral: W.C Edgar. La primera canción fue una declaración de intenciones. Con su guitarra acústica firmada por Merle Haggard comenzó a tocar 'Ramblin´ Fever', uno de los smash hits del maestro californiano, con una interpretación ardiente y llena de connotaciones del astro del Bakersfield Sound

Aquí en el concierto de Rubí, Barcelona (vídeo de Josep Ponsá):



Tras lo cual comenzó con dos partes diferenciadas, en primer lugar con algunos de los supertemas de su primer disco ese 'Alcohol of Fame' que da título a su primer CD y que destila entre Jim Beam y Jack Daniels, noches de desesperación en oscuros honk tonks. Sin tiempo a respirar nos alucinó con ese número honky tonk que nos transporta a las mejores esencias de los 50 y 60, de Faron Young, Ray Price, Carl Smith o George Jones: 'Close Up The Honky Tonks'. 

Y aquí la versión de Rubí, Barcelona (vídeo de Josep Ponsá):



En un momento determinado le pidieron algún tema de Tim McGraw. Ojalá esa persona hubiera estado en mi entrevista anterior con W.C. porque el artista no se cortó un pelo y dijo "Que le jodan a Tim McGraw. Yo no utilizo trucos de Protools para cantar ni voy a cantar nada de él". Qué miedo... jaja.

Pero tiene sensibilidad este maestro jedi del auténtico country, una mística de la vida real a la que sabe impregnar de ausencia, amor y cotidianeidad, como 'Just For a Second' que te encoge el alma. "Pensé que vi tu cara en una multitud en la calle y, solo por un segundo, mi corazón dejó de latir. Ha sido mucho tiempo desde que me dijiste adiós pero, solo por un segundo, empecé a llorar..."

Un tema de rodeo como 'Barrels & Bottles' nos volvió a poner en órbita de fiesta. Y echamos de menos a Daryle Singletary en 'Mirrors Don´t Lie', otro temazo que canta con él en el disco, pero W.C. cubrió la ausencia con dominio técnico musical. 

'Vegas' es otro de esos supertemas country que derrochan calidad, verdad y genuino sabor country y W.C. lo bordó con habilidad. Todo un hit  con aromas cajun en su fiddle que calentó la fría noche madrileña con la pasión country de todos los presentes. Esta parte de show se cerró con 'Bun That Bridge' donde W.C. sacó el lanzallamas musical y explotó la noche con flamas de la mejor música country. Importante trabajo del batería Izzy machacando los bombos al ritmo que le demandaba W.C.


La segunda parte del show nos introdujo en su segundo disco 'Old School Survivor' aderezado por grandes éxitos de la música country. W.C. abrió con otro trallazo musical vaquero 'Rodeo Game'. Preciosa música country que nos transportó a las extensas planicies de Texas y a los rodeos. "¿No sabes que los cowboys lloran también a veces? ¿Sabes?, pueden esconder todo el dolor, conducir 18 horas para montar sólo 8 segundos. Es parte del juego del rodeo".

Otra de mis baladas favoritas y también de las suyas es 'From Where I Sit', una clásica canción country que podría haber sido cantada por cualquiera de los grandes artistas country desde George Jones a Waylon Jennings o Merle Haggard, pero es de W.C.. Por eso he dicho y lo mantengo que W.C. es el tapado de la música country, un diamante en bruto que empieza a brillar con la categoría de los grandes de la música country, el último gran nuevo tradicionalista de una era irrepetible. Si hubiera justicia, si a la música country no le hubieran cortado las raíces en Nashville, hoy W.C. Edgar sería un número 1 en toda regla y por derecho propio.

Otro de los temas que cantó en esta noche mágica fue 'Between an Old Memory and Me' de Keith Whitley que solía tocar con Marty Haggard y que interpretó en acústico solamente con la ayuda de su guitarra, 'The Race Is On' de George Jones y un trepidante mix de Johnny Cash, comenzando por... si, ¡la tocó! 'Folsom Prison Blues', siguiendo con 'Get Rhythm' y terminando con 'Cry!, Cry!, Cry!'. Wow!

En la Sala Mardi Grass de A Coruña se arrancó con 'Folsom Prison Blues':



Y aquí la versión de Rubí, Barcelona con la gente entregada (vídeo de Josep Ponsá):



'Man In The Backseat' es una canción que siempre me ha llamado la atención porque relata en forma de crónica la muerte de Hank Williams, el padre de la música country contemporánea. Y, sin embargo, le imprime un ritmo cañero y rockero propio de Van Halen. Tremendo trabajo de Ramón Jiménez en la guitarra eléctrica que, en general se salió toda la velada. Un curioso tema que W.C. interpretó son soltura. Y de lo más moderno a lo más tradicional  de Williams 'I Saw The Light'. Vi la luz. Y contigo, desde luego que la vimos W.C.

Aquí la versión de Rubí, Barcelona, de 'Mind Your Business' de Hank Williams que no interpretó en Madrid (vídeo de Josep Ponsá):



W.C. cerró la noche con un bis muy especial que lo dice todo "Old School Survivor', un superviviente de la vieja escuela: 'Canto acerca del country y del lado salvaje de la vida, canciones acerca del hombre corriente y mujeres infieles. Soy un superviviente de la vieja escuela, fiddles y steel guitars todavía me emocionan, fui a la universidad de Hank Williams y Johnny Cash y si no te gusta mi música que te den, tío'.

Mi buen amigo José María Cuenca, uno de los mayores fans de country de este país y colaborador de escountry.com dijo con voz potente: "Thanks for Real Country Music" (Gracias por la auténtica música country), que puso el colofón al concierto y la sonrisa de satisfacción en la boca de todos.

El 1 de diciembre pudimos asistir a una noche plena de música country gracias a Back to Texas y al fabuloso maestro W.C. Edgar, curtido en mil y una batallas con muchos de los grandes artistas de la música country y algunos de los mediocres, pero de todo aprendió. Y el jueves pasado pudimos saborear la destilación de tan selecto fruto. Un enorme concierto de música country que hemos podido disfrutar gracias a Country Music Catalunya en familia. El que se lo perdió, que escuche los discos en casa y valore lo que allí pasó, porque lo que sonó fue música country auténtica como la que puede sonar en cualquier honky tonk de Estados Unidos. Un gran show de un artista profesional que ha recorrido Australia, Europa -actuó ante más de 14.000 espectadores en Craponne- y toda América, interpretando su música original y cuyo valor artístico se encuentra en alza.

Pase de fotografías del show de Madrid

Ahora hay una plataforma de acción viva y activa como Country Music Catalunya dispuesta a llevar la música country allí donde se le solicite. Posiblemente no podrá ser de nuevo con la lujosa puesta en escena de CMC en Madrid pero puede haber una nueva oportunidad con nombres de tronío dentro de la música country independiente.


                                                Pase de fotografías del show de Vitoria (Fotos: Maika Narbona - Vitoria)

Ojalá superemos etapas pasadas, veamos el bosque y se abra un nuevo horizonte para la música country internacional profesional en directo en nuestro país. Un horizonte que puede y debe incluir a las bandas nacionales semiprofesionales o amateur -que se lo han trabajado bien para estar ahí- y que nos hará, sin duda subir el listón y expandir la proyección de la música country nacional. Paso a paso.



 Pase de fotografías del show de Barcelona. I (Fotos: Carles Marta Purroy - Barcelona)



 Pase de fotografías del show de Barcelona II (Fotos: Neus LLoveras Arranz - Barcelona)


Gracias a Maika Narbona, Josep Ponsá, Carles y Marta Purroy y Neus Lloveras Arranz por colaborar en la elaboración de este artículo.

3 comentarios:

Lucky dijo...

¡Una crónica Excelente!

Anónimo dijo...

Muy bueno tu artículo Andoni, y es bueno repetir otra vez Thanks for Real Country Music, los que faltaron no saben lo que se perdieron, esperemos haya otra oportunidad. Un abrazo JM

Jim Tobal Rierola dijo...

Andoni..hoy he releido la cronica que hiziste.....he soltado algun sollozo. Felicidades por estar allí.

Publicar un comentario